SALUDO Y REFLEXIONES DE LA UNExPP PARA EL 8 DE MARZO DE 2016

8-de-marzo-smEn este día se conmemora la lucha de la mujer en pro de la equidad, la igualdad, la justicia, el respeto, la paz y el desarrollo de la sociedad, en general y de las mujeres, en particular. Esta efeméride en realidad se denominó Día Internacional de la Mujer, ya que recuerda un hecho histórico, trágico, en el que más de 140 mujeres trabajadoras murieron calcinadas en la fábrica textil, donde trabajaban encerradas en condiciones inhumanas. Estas trabajadoras luchaban por mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, por más derechos, en el seno mismo del imperio capitalista, los Estados Unidos.

Hay una distancia temporal de más de cien años, sin embargo estas reivindicaciones siguen vigentes como si el tiempo se hubiera detenido.
En este día saludamos a la mujer trabajadora rural, a las temporeras, a la mujer que trabaja en el seno de la familia, a las trabajadoras intelectuales, a las manufactureras, a las trabajadoras de las artes y de las letras, a las mujeres de nuestros pueblos originarios, a todas las mujeres trabajadoras en general. Todas se enfrentan, día a día, a la realidad de una sociedad, donde las reglas las imponen los dueños del país, ligados al gran capital internacional.

Siendo una organización que lucha por los derechos de las y los ex prisioneros políticos, saludamos especialmente a todas las compañeras ex prisioneras políticas, a las compañeras esposas y convivientes, viudas de nuestros compañeros ExPP fallecidos, ignoradas, invisibilizadas, y discriminadas por los diversos gobiernos post dictadura. Saludamos y honramos a las madres, esposas, hermanas, novias, compañeras, e hijas de las y los desaparecidos y ejecutados.

La dictadura civico-militar se ensañó contra las mujeres de la patria. Cobardes soldados en medio de la represión abusaron, violaron, violentaron, hicieron desaparecer, encarcelaron, torturaron y asesinaron mujeres de todas las edades, inclusive a mujeres embarazadas. Las sobrevivientes llevan aun hoy, en edad madura, las cicatrices de esos maltratos.

Cada 8 de Marzo en dictadura fue un día de resistencia y de lucha y de más represión. Las familiares de los y las prisioneras políticas, y las mujeres conscientemente luchadoras por los derechos humanos, salieron a la calle en su día a pesar de las consecuencias. En la medida en que las luchas del pueblo acercaron la salida de la dictadura para reemplazarla con la pusilánime democracia capitalista que hoy tenemos, las mujeres empezaron a exigir, “democracia en el país, y en la casa.”

La verdad es que a la vuelta de la democracia capitalista heredada de la dictadura, muchas de estas valientes mujeres fueron desplazadas, sin reconocerles su heroísmo. Esto se dio y se da incluso en el seno mismo de organizaciones de ex prisioneros políticos, donde ni siquiera nos damos el trabajo de agregar la palabra “prisioneras” porque “toma mucho tiempo decirlo o escribirlo.” Esto no es una casualidad. El machismo nos ha mal educado a todos y todas. Sin embargo, aun a tantos años de la vuelta a esta democracia maltrecha, hay compañeras que han dicho basta y han formado sus propias organizaciones, como es el ejemplo dado por las Ex Presas Políticas de Magallanes. Saludamos estas iniciativas e instamos a nuestros compañeros a reflexionar al respecto, y a cambiar y corregir conductas en el seno de nuestras propias organizaciones.

Importante es señalar que no basta con tener algunas mujeres en posiciones de poder para decir que la condición de opresión de género se va superando. Chile eligió a su primera mujer presidente, Michelle Bachelet, haciendo historia. Y la volvió a reelegir. Sin embargo, la presidente Bachelet, aun habiendo sido ex prisionera política, aun teniendo a su padre asesinado por la dictadura, aun habiendo sido exiliada, no ha movido un dedo por las ex prisioneras políticas, ni por las compañeras de ex prisioneros políticos. Siguen siendo discriminadas las compañeras que no tienen la sacrosanta libreta de matrimonio. Ellas no son consideradas “viudas” de sus compañeros muertos. A su vez, las viudas con libretas que han sobrevivido a sus compañeros, solo valen para el estado no más del 60% de los beneficios que éstos recibían. Esta injusticia debe ser eliminada.

El 8 de Marzo no es un día en que se debe celebrar a la mujer por el sólo hecho de ser mujer. Las estructuras patriarcales capitalistas y neoliberales han “deformado” el sentido que debe tener este día, dándole un enfoque festivo, farandulero. El capitalismo ha transformado esto en un día de consumo dirigido a las mujeres, que ellos aprovechan comercialmente para aumentar sus ganancias; mientras se les hace trabajar en condiciones de inseguridad, con contratos discriminatorios, sin leyes sociales que las protejan.

Hacemos un llamado a las mujeres a levantarse, a decir basta y usar no sólo este día, sino los 365 días del año, para hacer escuchar su voz y exigir que se ponga término, al maltrato físico o psicológico como violencia de género, como también al maltrato y violencia estructural, económica, cultural de la de los Estados y de la sociedad.

Estamos conscientes que esta violencia contra la mujer es generalizada y no conoce fronteras, no importa la nacionalidad, clase social, etnia, cultura o religión. Esta es la razón por la que las mujeres, no debemos esperar que desde las estructuras, desde donde nace la discriminación y la injusticia, se nos regalen soluciones que cambien nuestra realidad. Somos nosotras las que desde nuestra mirada humana y política debemos luchar y exigir los cambios que sean necesarios para terminar con la violencia contra la mujer. Debemos unirnos a la lucha por una Asamblea Constituyente para transformar nuestra sociedad desde la base misma, desde las estructuras que reproducen infinitamente la discriminación, la violencia económica y cultural, en contra de la mujer. En esta lucha por una nueva constitución debemos dejar patente la defensa de los derechos de las mujeres.

Nos oponemos a que éste día sea distorsionado, por el Estado neoliberal y neo-machista y haga que esta fecha pierda su verdadero sentido, desviándolo o enajenándolo de su verdadero origen. Por lo tanto creemos que en este día, las mujeres trabajadoras no les basta recibir flores, chocolates, o peluches, QUEREMOS MÁS DERECHOS Y QUEREMOS MÁS RESPETO, queremos vivir con dignidad, libres de violencia y discriminación. Que no haya una mujer más abusada por sus esposos, compañeros, convivientes, o novios. Que no desaparezca una sola mujer más. Que no haya una sola mujer más asesinada.

En este mismo contexto, no podemos dejar pasar el hecho gravísimo que nos demuestra concretamente, como las estructuras neoliberales se defienden sin detenerse ante nada. Esto quedó demostrado hace solo pocos días en el vil y cobarde asesinato de Berta Cáceres líder de la comunidad lenca, y coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), ambientalista y defensora de los derechos humanos. Debemos defender los derechos humanos no solo en nuestro país, sino donde sea que estos se violen. Honor y Gloria para nuestra compañera Berta Cáceres.

Nelly Cárcamo Vargas
Presidente Nacional de la UNExPP de Chile.

Osorno, 08 de marzo de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *