EX PRESAS Y PRESOS POLÍTICOS DEJADOS DE LADO TAMBIÉN DE AGENDA SOCIAL

La situación de crisis en que se encuentra nuestro país ha obligado al Presidente Sebastián Piñera, a proponer una Agenda Social, con medidas que permitan construir un “Gran Acuerdo Nacional”.

Lo que es incapaz de apreciar, tanto el Presidente Piñera, su gobierno y la clase política, es que el pueblo movilizado en las calles está exigiendo que se termine con las injusticias, la inequidad, y el abuso por parte de los sectores que hasta hoy han controlado política, social y económicamente nuestro país. La consigna popular, “No son los 30 pesos, son los 30 años” demuestra que esta movilización popular cuestiona el conjunto del sistema de dominación que los agentes políticos de izquierda y derecha han construido y administrado todo este tiempo.

Por nuestra parte, como ex presas y presos políticos de la dictadura pinochetista frente a lo planteado por el Presidente Piñera expresamos lo siguiente:

  1. Cualquier diálogo entre el gobierno y el pueblo movilizado nacionalmente, pasa por el fin al Estado de Emergencia y al retiro del Ejército de las calles. Los incidentes entre el pueblo y las fuerzas policiales son consecuencia de las instrucciones del gobierno para reprimir la movilización social asimilándolas a bandas de delincuentes y de lumpen que realizan saqueos a establecimientos comerciales. Los incendios de grandes bodegas y de estaciones del Metro son causadas por civiles encapuchados que operan en ausencia de las fuerzas de orden y fuera de las manifestaciones.
  2. Consideramos que las medidas anunciadas son insuficientes, pues no tocan la institucionalidad dictatorial que nos ha regido hasta hoy, para ser reemplazada por una nueva Constitución que es la base para llegar a instaurar una sociedad verdaderamente democrática, más justa y equitativa. Para cambiar la Constitución de la dictadura, se debe llamar a conformar una asamblea constituyente.
  3. La propuesta gubernamental nace y se construye entre los “cocineros políticos” de siempre, desde el interior de su burbuja, sordos al estallido social y popular, y en ausencia de los movimientos sociales, que son los protagonistas en este punto de quiebre al que ha llegado a nuestro país.
  4. Nada dice con relación a la recuperación de nuestros recursos naturales, entregados al capital foráneo, y principalmente el cobre cuya recuperación permitiría financiar cualquier agenda social, lo que permitiría resolver todos los problemas más urgentes de nuestra población. Nada respecto al fin de las AFP e ISAPRES. Ninguna mención, respecto a la nacionalización del agua, cuya privatización ha provocado las funestas consecuencias, por todos conocidas y el abuso y saqueo de este recurso por el sector privado. Tampoco sobre medidas para terminar con las zonas de sacrificio cuya población padece la intoxicación permanente de industria que contaminan en plena impunidad, sin respetar ninguna normativa ambiental. Nada sobre la educación, la deuda estudiantil, la vivienda popular, un nuevo código laboral, entre otras.
  5. Las medidas ofrecidas en favor de los adultos mayores, además de ser insuficientes, son discriminatorias. Como ex prisioneros políticos y torturados de la dictadura de Pinochet, perteneciendo a este segmento etario, y a pesar de recibir una pensión mínima, ninguna de las medidas anunciadas nos beneficiaría.
  6. Estas medidas sociales del gobierno serán financiadas por el erario fiscal, lo que significa recargar su financiamiento sobre las espaldas de los propios trabajadores. Nada será aportado por el sector privado, que no sólo elude los impuestos que todos los chilenos estamos obligados a pagar, sino que hipócritamente se ofrecen a “escuchar” este “despertar” de la sociedad. Entre el escuchar y meter la mano al bolsillo hay una gran distancia.

En resumen, el Gobierno nos deja claro que no ha escuchado verdaderamente el grito desesperado, de los millones de chilenos que reclaman un cambio de sociedad. La muerte de decenas de chilenos y chilenas y el encarcelamiento de miles de ellos nos llaman a exigir su liberación inmediata y a continuar la lucha.

¡Que se derogue el estado de excepción!

¡Que renuncie el Presidente Piñera y todo su gabinete!

¡Basta de soluciones parches y de maquillajes!

¡Justicia para los/as mártires de este movimiento!

¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!

UNExPP DE CHILE

23 de octubre de 2019.

3 opiniones en “EX PRESAS Y PRESOS POLÍTICOS DEJADOS DE LADO TAMBIÉN DE AGENDA SOCIAL”

  1. Desde Allende en adelante no ha gobernado la izquierda. Los que dijeron ser de izquierda y entraron a gobernar nos traicionaron, gobernaron felices y contentos con la constitución de la dictadura y se apitutaron. Son de izquierda, por ejemplo, los que luchan decididamente y de frentón contra el imperialismo, como los gobiernos de Cuba, Venezuela y Bolivia, entre otros.

  2. Cuando el presidente Lagos hipotecó nuestra dignidad y respeto, al cerrar la puerta por cincuenta años para que no se supiera de quienes fueron nuestros verdugos, y cuando dictó la siniestra ley que no nos permitiría tener acceso a beneficios sociales, ahí nos transformamos en muertos vivientes, en desaparecidos que deambulan por la ciudad. Queremos que se nos tome en cuenta para poder exigir justicia y reparación total y no parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *