MEMORIA DEL AÑO 2010. CUENTA DE LA DIRECTIVA AL OCTAVO ENCUENTRO NACIONAL E INTERNACIONAL DE DERECHOS HUMANOS DE EX PRISIONEROS POLÍTICOS DE CHILE EN FRUTILLAR, 26 y 27 de marzo de 2011

Al igual que en los encuentros anteriores, en el VII Encuentro Nacional realizado en Puerto Montt, se discutió y deliberó hasta tomar los acuerdos que fijaron y trazaron el camino a seguir para el año 2010, de esta misma forma se nos entregó la pauta de cómo y de qué forma, se debería ejecutar esta tarea con el objetivo de seguir avanzando en este difícil y tortuoso camino de lograr se nos haga justicia.

El año 2010 fue un año especialmente difícil. Comienza con una derecha desbordante de júbilo ya que logran derrotar en las elecciones presidenciales a la Concertación por la Democracia, y el “desalojo” después de veinte años de gobierno. La concertación pierde el gobierno y se va, dejando deudas no saldadas con el pueblo de Chile y muy especialmente con las víctimas de atropellos a los derechos humanos.

El 27 de febrero sucede un sismo que desbasta gran parte de nuestro país, sometiendo a miles de compatriotas a una dura prueba. Todo esto hizo que la actividad política y social de las organizaciones sufra un estancamiento, y nosotros no fuimos una excepción.

En todo caso como Directivos tratamos de cumplir con las tareas acordadas y encomendadas en el 7º encuentro. Es así como, terminado el Encuentro, nos dimos la tarea de motivar a los compañeros para incentivar la recolección de firmas motivo por el cual viajamos a Bariloche donde sostuvimos entrevistas con diversos medios de comunicación para finalizar con un ampliado con los compañeros de la Orgánica de dicha ciudad.

Posteriormente viajamos y participamos en un ampliado con los compañeros de Río Bueno, a continuación, estuvimos en Valdivia donde sostuvimos una reunión con compañeros de esa localidad con el objetivo de motivar a los compañeros a reorganizarse y a trabajar por nuestros objetivos. La próxima parada Neltume, lugar donde nos sorprendió el terremoto luego de una masiva y fantástica reunión, al día siguiente nos reunimos con los compañeros de Panguipulli en medio de las réplicas de este movimiento telúrico, pero la reunión se llevó a cabo a pesar de todo lo que estaba sucediendo.

Durante este año visitamos además las orgánicas de Los Lagos, en dos oportunidades la orgánica de Loncoche, en una oportunidad la de Río Negro, la de Puerto Montt en tres oportunidades, se visitó además, Iquique, Rengo, Valdivia, San Vicente, etc.

Todas estas visitas se realizaron con el objetivo de cumplir con el acuerdo de reactivar la campaña de recolección de firmas con el objeto de respaldar nuestra exigencia de reformar el procedimiento civil. LAMENTAMOS la débil respuesta de dirigentes y bases, como si no se tomara conciencia de la importancia o trascendencia de una campaña ciudadana en apoyo a estas tesis que son primordiales para revertir la situación judicial de nuestras demandas, la lentitud de la justicia y la amenaza de prescripción.

El 25 de Junio, con la entrega de sólo 20.000 firmas en La Moneda, culminó nuestra campaña de adhesión y apoyo ciudadano a la propuesta para garantizar en la ley que se nos dé acceso a una justicia rápida, sin prescripción, para demandar una indemnización adecuada y justa. Siempre hemos pretendido acelerar el trámite en la lucha por proteger nuestros intereses y el futuro de nuestras familias. Bien sabemos, tiempo actúa en contra nuestra.

Nuestro proyecto ha llegado a conocimiento, tanto de la comisión de Derechos Humanos de la cámara de Diputados como del Senado. Por cierto, se ha solicitado infructuosamente audiencia con el Presidente Piñera.

Estamos ante una nueva coyuntura política, por las características políticas y neoliberales de los nuevos gobernantes representados por el Presidente Sebastián Piñera. Estamos llamados a tener victorias haya el gobierno que haya. Lo ocurrido es un remezón que estaba haciendo falta. Sin Unidad estaríamos completamente perdidos, por eso tenemos que ponernos la camiseta de los derechos humanos. Estamos llamados a enfrentar el futuro con otra visión.

No tenemos medios masivos de comunicación, pero tenemos que mandar un mensaje de esperanza, dado que las pruebas o desafíos, cuanto más difíciles, constituyen una oportunidad. Si no estábamos preparados para este nuevo golpe, puede que ahora sea la ocasión cuando está el “dueño” del modelo. Antes pedíamos audiencia con los administradores y conversábamos con los que tenían tan fácil para decirnos NO. Claramente estamos ahora frente a frente con los adversarios y tendremos que discutir con ellos. Para entrar con fuerza será necesario unirnos. La organización unitaria que nos demos ha de ser capaz de permanecer en el tiempo. No nos preocupa el color político (en todos lados hay corruptos y oportunistas o que se burlan de nosotros). Tampoco se debe seguir justificando o amparando los errores de caprichosos o soberbios representantes de la Concertación. Dejemos las banderías políticas a un lado.

La estrategia ha de ser conversar con todos y exigir nuestros derechos. No olvidemos que fue muy decepcionante y doloroso recibir el portazo en las narices. Sin una justa y legítima reparación, sin justicia, la llaga es por culpa de quienes se decían nuestros “compañeros”.

Los que no nos escucharon tendrán que aprender con nosotros y saber sus errores. Hemos seguido el difícil camino judicial, pero es ya la hora de una gran agitación política. Ya no será tan difícil convencer a todos y así habrá enorme adhesión a nuestras demandas en tribunales. Los que repudiaban las demandas civiles e identificaban el gobierno de Bachelet con el Estado responsable, verán que será un gobierno de derecha (Piñera) el que tendrá que afrontar el pago que ordenen las sentencias de tribunales. Las razones de las divisiones se encuentran en actitudes sectarias y proselitistas. Hemos sido señeros en mostrar el camino con principios de autonomía y sin hegemonismos o banderías. Habrá que superar las divergencias y discrepancias porque la unidad se hace indispensable para salir al paso de los impulsores de la impunidad. Agotaremos todos los esfuerzos para concretar una férrea unidad. Hablaremos de una Federación donde cabremos todos, donde cada orgánica conserve su identidad, Objetivos definidos señalarán nuestro Norte.

En la búsqueda de apoyo se sostuvieron reuniones con algunos Parlamentarios, los Diputados Fidel Espinoza, Sergio Ojeda, Javier Hernández, con el Senador Eduardo Frei en dos oportunidades; viajamos a Valparaíso a reunirnos con el Señor Aldunate, Asesor jurídico de la bancada de parlamentarios socialistas, lamentablemente no hemos encontrado el compromiso que es necesario para darle un impulso a nuestra causa.

Se continuó con el trabajo Jurídico a cargo de nuestro Vicepresidente y asesor Jurídico Víctor Rosas quien entregará un informe durante el desarrollo de esta jornada. Motivo por el cual no me referiré in extenso a ello.

Ha habido además otros elementos que han dificultado nuestro caminar, los problemas de salud que ha tenido el compañero Víctor Rosas quien ha sido sometido a dos nuevas operaciones durante el año 2010, a pesar de esto el compañero ha atendido las demandas y ha hecho su trabajo.

Lamentablemente sentimos que este esfuerzo hecho por los dirigentes de nuestra organización no ha contado con el mismo compromiso por parte de muchas de nuestras bases, ni en lo orgánico ni en ámbito de las finanzas, con muy pocas excepciones. No basta con llamar de vez en cuando a los dirigentes y preguntar por teléfono “¿como va la cosa?”; en el 7º Encuentro nacional nos hemos comprometido a estar en movilización permanente y eso significa que los dirigentes de cada una de las localidades tienen la obligación de activar sus orgánicas, de motivar a sus bases, de hacer llegar la información que permanentemente estamos enviando, a cada uno de los compañeros de sus orgánicas locales; deben ser replicadores de la información.

Queridos compañeros esto se hace teniendo al menos una reunión mensual, informándonos de todo lo que ocurre en el ámbito de los derechos humanos y en general de lo que pasa en nuestro país, estas reuniones deben ser un nicho donde nos formemos también políticamente ya que desgraciadamente hoy los partidos políticos no están haciendo su tarea formadora.

En nuestras orgánicas locales es donde debemos ir forjando nuestros líderes, incorporando a nuestra descendencia quienes serán los que levanten nuestras banderas cuando nosotros ya no lo podamos hacer por razones de salud o porque simplemente ya nos habremos marchado de este mundo. Queridos compañeros entendemos que el tiempo pasa y lamentablemente “no sólo pasa” sino que se va quedando en nosotros quitándonos la fuerza y la energía, pero no debemos rendirnos antes de perder totalmente la fuerza. Y cuando perdamos la fuerza física, la fuerza moral seguirá viva en nosotros y eso lo transmitiremos como un ejemplo a las nuevas generaciones; generaciones que no tienen la suerte de tener mucho ejemplos de temple y coraje.

“En este Octavo Encuentro de Ex Prisioneros Políticos de Chile reiteramos un sincero y responsable llamado a la unidad de todas las victimas de graves violaciones a los derechos humanos, empezando por nuestros propios compañeros de infortunio separados en diversas orgánicas por motivaciones partidarias u otras”.

“Los Ex Prisioneros Políticos y Torturados de la represión del dictador Pinochet tienen derecho a una indemnización justa y adecuada, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 14 de la Convención Internacional contra la Tortura y Otros Tratos Crueles Inhumanos y Degradantes. Este derecho imprescriptible debe ser garantizado por el Estado en su legislación positiva. Sin embargo, Chile ha omitido cumplir con esta obligación fundamental y está violando flagrantemente los derechos humanos en desmedro de los intereses de las víctimas y sus familiares. Ello es parte de la IMPUNIDAD”.

“Debemos aunarnos tras objetivos comunes claros y luchar todos juntos hasta alcanzar las reivindicaciones que nos corresponden de acuerdo al Derecho Internacional. Debemos insistir en que la falta de logros es también en parte nuestra responsabilidad, la dispersión es un elemento que siempre nos jugará en contra. La unidad a que aspiramos nos dará la fortaleza que ha estado faltando y nos impide alcanzar nuestros objetivos y reivindicaciones”.

Directorio de la UNExPP de Chile

Frutillar, a 26 de marzo de 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *