CARTA ABIERTA A PRESIDENTA BACHELET: LLAMADO A LA PAZ CON PUEBLO MAPUCHE

“Queremos pedir que antes que concluya su mandato tome la decisión de detener esta guerra e inicie un serio trabajo para restaurar la paz entre el estado y el pueblo mapuche basado entre otras cosas en la implementación de los convenios internacionales firmados por Chile”.

Estimada Sra. Bachelet, Presidenta de Chile

Con la presente nos dirigimos a usted para expresarle nuestra profunda indignación frente a los sucesos que están ocurriendo y que afectan al pueblo mapuche en Chile.

Mirando en retrospectiva los conflictos que se han desarrollado los últimos años, no podemos menos que concluir que el estado chileno está llevando adelante una guerra en contra del pueblo mapuche. Por esta razón le queremos pedir que antes que concluya su mandato tome la decisión de detener esta guerra e inicie un serio trabajo para restaurar la paz entre el estado y el pueblo mapuche basado entre otras cosas en la implementación de los convenios internacionales firmados por Chile.

La evidencia de los conflictos muestra que el pueblo mapuche está desprotegido jurídicamente tanto en lo que respecta a los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos del pueblo mapuche. Los casos de asalto y agresión a niños, mujeres, ancianos y adultos están bien documentados. Otra indicación de la indefensión del grupo étnico originario más grande del país es el gran número de presos políticos mapuches – y de aquellos que aún no siendo mapuches solidarizan con las reivindicaciones de este pueblo. A todos ellos se les juzga aplicando la ley antiterrorista. Esto conlleva que estos prisioneros no son reconocidos como presos políticos y que sus derechos como tales siguen siendo violados al interior de las cárceles chilenas. Es una terrible vergüenza para todos los chilenos y para su gobierno en especial que hoy existen casos de gente mapuche que ha tenido que solicitar asilo político ya que su seguridad personal estaba en peligro si continuaban viviendo en Chile.

Cuando el estado de Chile, el 15 de Septiembre se adhirió al convenio 169 de la OIT, la comunidad internacional y los pueblos originarios en Chile esperaban que estos principios pudieran finalmente terminar con la sistemática represión hacia el pueblo mapuche. Desgraciadamente para los mapuche, en lugar de obtener reconocimiento como pueblo con derechos sobre tierras y territorios ancestrales, derechos a no ser discriminados y a poder ser un agente participativo sobre sus derechos y sobre todos los asuntos que impacten a este pueblo directamente hemos visto una activa participación de agentes gubernamentales que trabajan concienzudamente para encubrir los atropellos a que el pueblo mapuche está sometido. Ejemplos de esta situación son las actividades de Pérez Yoma, Rosende y Viera-Gallo que desconocen y ocultan el tratamiento represivo hacia los mapuches y por consiguiente negando de hecho el tratamiento y derecho a justicia imparcial a ellos. Estas intromisiones de personeros de su administración son imperdonables y no deben continuar.
Nos parece que la creación de los recientes organismos destinados a tratar los asuntos de los pueblos indígenas tiene pocas posibilidades de éxito cuando se crean sin consultar e incorporar a los pueblos indígenas en su formación y gestión.

Señora presidenta mientras se continúe utilizando legislación antiterrorista para criminalizar al pueblo mapuche por luchar por sus legítimas reivindicaciones no se resolverán los problemas.
El estado chileno y sus gobiernos de turno debieran:
• No seguir tratando de engañar a la comunidad internacional como lo trato de hacer recientemente Viera –Gallo en el pasado mes de Mayo en Ginebra.

• Entender que la nación chilena debe ser inclusiva, que el pueblo mapuche de hoy forma parte de la riqueza étnica originaria del país a quienes no se les debe continuar reprimiendo. Las políticas de exclusión interfieren directamente de forma negativa en el desarrollo de la democracia chilena y provocan retraso en zanjar las heridas y divisiones entre distintas etnias.

• Saber que la política de exclusión en las áreas social, política, económica del pueblo mapuche representa por un lado la perpetuidad de falta de oportunidades/pobreza para esos individuos y para el resto del país representa el no beneficiarse de la diversidad que aporta el pueblo mapuche.

Finalmente Sra. Bachelet, le pedimos a usted como presidenta de Chile que asuma su responsabilidad histórica y promueva la construcción de la paz entre el estado chileno y el pueblo mapuche, ya que el estado chileno hasta ahora principalmente ha apoyado a las compañías forestales y de energía en contra de los intereses ancestrales de los pueblos originarios, especialmente el pueblo mapuche

Le saludamos cordialmente

Carmen Fuentes
Cristina Godoy
Ivonne Szasz
Ofelia Nistal
Nidia Castro
Elena Sánchez
Sara De Witt

Ex Presas en la Dictadura Pinochet
5 Noviembre 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *