EL MUY “VIVO”: JUAN JOSÉ SOTO VARGAS, EX AGENTE DE LA CNI

Juan Jose Soto V.jpg

Jueves 21 de agosto de 2008

Por A. V. Peña / La Nación

EL MUY “VIVO”
Juan José Soto Vargas.
El falso muerto en Barajas

Pasado el mediodía en Chile, un circunspecto Carlos Montenegro, identificado como cónsul chileno en Madrid, entregaba vía telefónica a un canal de televisión local la identidad del supuesto único compatriota muerto en la tragedia aérea que remeció ayer a España y el mundo.

“Hay una persona fallecida que es don Juan José Soto Vargas, ciudadano chileno que estuvo en Alemania exiliado”, dijo Montenegro en conversación transmitida en directo.

Poco tiempo bastó para que la Cancillería reaccionara: no hay ningún chileno confirmado entre las víctimas y Carlos Montenegro no es el cónsul de Chile en Madrid, aclaró. La estación de TV chilena, en tanto, relató a La Nación que el departamento de prensa recibió la llamada.

El capítulo de ayer terminó de escribirse pasadas las 16:30 cuando la aerolínea Spanair aseguró que en el avión siniestrado simplemente no viajaba ningún Soto Vargas.

Pero Juan José Soto Vargas sí existe, es chileno y protagonista de una historia muy particular: se trata de un ex agente de la DINA que ha postulado y repostulado a los beneficios de exonerados políticos de la dictadura y, ante las sucesivas negativas recibidas por no cumplir con los requisitos, ha presentado recursos de amparo y de protección en contra de la Policía de Investigaciones, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Justicia. Todos con fallos en su contra.

Según registra el archivo Memoria Viva, administrado por el Proyecto Internacional de Derechos Humanos, “este ex oficial de la DINA se escondió en Alemania desde 1981, pero en mayo de 1989 aparece solicitando asilo político en Suecia. Se estima que durante su estadía en Europa continuaba espiando a los exiliados para entregar información a sus antiguos jefes”.

En el 8 de octubre de 2006 apreció en El Diario de La Paz, solicitando asilo político al Gobierno boliviano. “Soto Vargas exigió en 2004, al entonces Gobierno del Presidente Lagos que se devuelva a Bolivia su acceso soberano al mar, lo que le costó dos años de prisión en la cárcel de San Miguel, donde recibió torturas y maltratos. El 25 de mayo de 2005 recobró su libertad”, relató ese periódico.

Efectivamente, estuvo preso en Chile en esa fecha, pero en calidad de imputado por el delito de lesiones en contra de la madre de cuatro de sus hijos, Eliet Soledad Barrientos Gajardo. La querella fue presentada en febrero de 2004 ante el 1er juzgado del Crimen de San Miguel, que lo mantuvo en prisión hasta mayo del año siguiente.

Soto Vargas no es novato en esto. Desde los años 90 se ha hecho famoso en las salas de redacción nacionales e internacionales por su capacidad de instalar noticias falsas.

En Argentina, a los pocos días de haber sido detenido el general (R) Luis Ramírez Pineda en 2006, acusado por violación de derechos humanos, Soto Vargas presentó una querella en su contra en los tribunales trasandinos.

Siempre en ese país, durante la visita del juez Juan Guzmán Tapia a una audiencia del juicio contra el sacerdote Christian von Wernich, Soto Vargas acaparó lentes y micrófonos de la prensa al insultar al magistrado chileno a viva voz.

============================================================

LA CUARTA

Tragedia de Madrid hizo reaparecer la tragicómica figura de Juan José Soto Vargas, supuestamente un ex agente de la DINA

“Cónsul mulini” tiene larga historia de chanteríos:

A fines de la década de 1980 se fue a Europa, al parecer para espiar actividades de los exiliados.

ES PEDRO URDEMALES: Juan José Soto Vargas lleva más de una década contándoles puras mentiras a los medios. Se hace pasar por cónsul con la misma facilidad con que suplanta a un embajador. Un mitómano de tomo y lomo.

Ni un mínimo respeto mostró Juan José Soto Vargas hacia las víctimas y menos aún a sus parientes y a quienes tenían la duda sobre si algún familiar iba en el vuelo que se accidentó el miércoles en el aeropuerto madrileño de Barajas.

Como hizo tantas veces, el tipo ni se arrugó para hacerse pasar por Carlos Montenegro, el supuesto cónsul chileno en la capital española, y le concedió una entrevista a un medio criollo, en la que afirmó que un connacional figuraba entre las víctimas fatales, a la que el frescolín identificó con su propio nombre.

Claro, poco después se supo que todo era mentira y que ningún chileno viajaba en el avión.

Rápidamente quedó en claro también que el impostor no podía ser otro que el mismísimo Juan José Soto Vargas, que hoy tiene 53 años.

SU HISTORIA

¿Quién es este sujeto?, se preguntará el querido lector, y la verdad es que la respuesta no es fácil, aunque lo que sí está claro es que hace rato que tiene la costumbre de hacerse pasar por otras personas.

De acuerdo a lo indicado por la página web chilena de derechos humanos Memoria Viva, se trata “de un ex oficial de la DINA que se escondió en Alemania en 1981, pero que en 1989 reapareció cuando solicitó asilo político en Suecia”.

En el mismo sitio de internet se precisa que “se estima que durante su estadía en Europa continuó espiando a los exiliados chilenos para informarles de sus actividades a sus antiguos jefes”.

Otros datos los aportó también el portal elmostrador.cl, según el cual la última “joyita” que se había mandado el hombrón se produjo en junio de este año, cuando se presentó ante la prensa argentina como un poblador que había huido a pie de la erupción del volcán Chaitén. Tan patudo es el tipo, que se dio el lujo de pitear que “los damnificados no recibimos ayuda gubernamental”.

Incluso ayer, periodistas del diario che Hoy dijeron que llamó a la redacción de ese medio un tipo que se identificó como el cónsul chileno en Madrid, para asegurar que el chileno Juan José Soto Vargas había muerto en el accidente de Barajas.

¿QUÉ BUSCA?

Ésta parece ser la gran pregunta, y las hipótesis al respecto son al menos dos.

Por una parte se cree que a través de los años el ex agente de la DINA ha buscado borrar su pasado, lo que le sería más fácil si todo el mundo lo creyera muerto.

La otra apunta a un grave trastorno siquiátrico, lo que de alguna forma explicaría algunas de sus acciones, como cuando en 2001 solicitó asilo político en Argentina, lo que fue desechado, pues sólo se le otorgó la residencia.

En ese mismo país, en marzo de este año, se hizo pasar por el embajador Luis Maira, y llamó a diversas autoridades che.

========================================

El Sr. JUAN JOSE SOTO VARGAS apareció este martes 16 de octubre, en la ciudad de Bariloche, para una entrevista con el Intendente de dicha ciudad, en representación de organismos de derechos humanos de Chile y con una acreditación de la Presidenta Michelle Bachelet y otra, del Ministro Ricardo Lagos Weber. Dicha información fue ampliamente publicitada en la prensa y televisión local.

Con estos antecedentes, dirigentes responsables de la comunidad chilena y de organismos de derechos humanos de Bariloche, decidieron presentarse a la cita con el Intendente, anunciada a las 14 horas. En el recinto municipal, estas personas se encontraron con el Sr. SOTO VARGAS con quien sostuvieron un diálogo previo. Este sostuvo tener representatividad de organizaciones de derechos humanos y de autoridades del gobierno chileno; contar con credenciales de la Presidenta Bachelet, el Ministro Lagos Weber y el conocimiento de sus actividades de la Directora de DICOEX, Sra. Anita de Aguirre.

Al momento de la recepción con el Intendente de Bariloche, y al percatarse éste, que no era sólo una persona sino una delegación de chilenos la que asistía a la cita, decidió recibirlos en un despacho más grande. En ese momento, el Sr. SOTO VARGAS adujo que iría a tomar fotocopias de las credenciales que traía de parte de autoridades chilenas para dejarles a los residentes chilenos de Bariloche. Posteriormente, esta persona no volvió a la Municipalidad.

Terminada la entrevista con el Intendente de Bariloche, que sostuvieron estos dirigentes, se dirigieron al Consulado General de Chile para denunciar este grave hecho de usurpación de cargos y funciones. Al no estar el Cónsul se entrevistaron con la Canciller, pidiéndole que hiciera oficialmente la denuncia legal correspondiente sobre esta persona que hace uso y abuso, ante autoridades oficiales de un país vecino, de la representatividad presidencial y del gobierno chileno.

Esta funcionara respondió que el Consulado estaba en conocimiento de las actividades de esta persona, pero que no tenía autoridad para hacer la denuncia, por lo que debía hacer la consulta a la Embajada de Chile en Buenos Aires para que la autorizara. La Canciller del Consulado General de Chile en Bariloche no fue autorizada desde la Embajada en Buenos Aires.

Recordemos que este personaje atípico chileno, residente en Argentina, tuvo un reciente conflicto en los tribunales de la ciudad de La Plata con motivo del juicio al cura VON WERNICH, hecho que reproducimos al final de esta nota.

Por otro lado, SOTO VARGAS se presentó años atrás, “espontáneamente” como testigo, en el juicio sobre el asesinato del matrimonio PRATS, en Buenos Aires. También fue declarado “persona no grata” en la provincia del Chubut, años pasados, por unas declaraciones hechas a LA TERCERA de Chile, sobre unos traslados de la Fuerza Aérea Argentina a esa provincia, con objetivos bélicos contra Chile.

SOTO VARGAS tiene una cierta fijación hacia las asociaciones o centros chilenos, principalmente a aquellos centros que tienen sedes. Así ha visitado periódicamente, desde 1998, Monte Grande, Tres de Febrero, Mar del Plata, Bahía Blanca, La Plata, Trelew, Comodoro Rivadavia, Neuquén, Santa Cruz, Mendoza, Río Negro, etcétera, a los que ha visitado con su numerosa familia, exigiéndoles que le otorguen albergue. Transcurrido un tiempo en que acumula cierta información, emigra a otro lugar.

Otro tiempo, estuvo albergado con su familia, en un Hotel de ATE-CTA, en Buenos Aires. Ha tenido asesoría de la Liga por los Derechos del Hombre de esa ciudad. Una de las historias que cuenta, es que fue miembro de la DINA o CNI y que “arrepentido” se refugió en Alemania, en época de la dictadura militar chilena. También dice ser médico. Se desconoce por qué y cómo, se vino a Argentina. En este país solicitó refugio político, que parece que le fue concedido, o sólo residencia, durante el gobierno de la Alianza, en el 2001.

Las insólitas actividades de SOTO VARGAS están en conocimiento de la Embajada y los 13 Consulados Chilenos en Argentina. Más aún, el actual Subdirector de DICOEX, sufrió sus visitas y artimañas cuando estaba de Vicecónsul en Mendoza. La comunidad chilena residente en este amplio y extenso país, se pregunta cómo o quién financia las giras de este atípico personaje.

Buenos Aires, 31 de Agosto de 2007

Pagina/12 web

Insultos y empujón

La voz del presidente del Tribunal Oral Federal, Carlos Rozanski, interrumpió el relato del primer testigo en el juicio contra el ex capellán Christian Von Wernich.

Insultos y empujones del provocador Juan Soto Vargas”Que un policía detenga a esa persona y la retire de inmediato de la audiencia”, ordenó el magistrado ante el desconcierto del público. Se refería a Juan José Soto Vargas, un ciudadano chileno que empujó e insultó al ex juez Juan Guzmán Tapia, quien ocupaba las primeras filas del recinto. Soto Vargas es un médico que se exilió en Argentina durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Según fuentes judiciales, el agresor le recriminó a Guzmán Tapia no haber resuelto dos querellas que había presentado por delitos de lesa humanidad. El magistrado chileno fue ministro especial de la Corte de Apelaciones y aseguró el arresto de Pinochet al aplicar una nueva interpretación de la ley de amnistía de 1978. Actualmente es decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile y un reconocido defensor de los derechos humanos en su país. Fue invitado por la Justicia Federal de La Plata para disertar sobre el tema.

Fecha: 2007-10-24

Por: Carolina Vergara

Fuente: FEDACH / Interpers

Click here: Asociacion de Chilenos en Rusia – PERSONAJE ATIPICO

3 opiniones en “EL MUY “VIVO”: JUAN JOSÉ SOTO VARGAS, EX AGENTE DE LA CNI”

  1. ME EXTRAÑA que se mencione que este loco Juan Soto Vargas haya solicitado asilo en Suecia en 1989, porque de haberlo hecho yo hubiera estado en conocimiento en mi posición como traductor profesional y de confianza de la Policía de Seguridad sueca entonces. Aunque no me hubieran llamado a interpretarle, me hubieran preguntado si le conocía siquiera de nombre. Del todo me preguntaron, y opino que no es más que un mitómano peligroso porque tiene la capacidad engañar. Quizá sea un comunista, porque ya se sabe, estos son mitómanos, mentirosos, engañadores y estafadores de la confianza ajena.
    Prof. Carlos Medina de Rebolledo

  2. Hola hay algo que no entiendo,este tipo es buscado en Chile, porque de ser así saben donde encontrarlo y estaría bueno que con sus antecedentes nuestros jueces no acepten sus denuncias sin pruebas,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *